El Clítoris.

Quiero comenzar diciendo que no es un simple botón, es un iceberg.

Durante siglos el estudio de la sexualidad ha sido androcéntrico, el foco de la atención ha estado en la reproducción y en las necesidades y problemas masculinos, por lo que todo lo referente a la sexualidad femenina ha quedado en un segundo plano.

No fue hasta el siglo XX en el que Master y Johnson defendieron la teoría de que el clítoris era el responsable del placer femenino y, aun así, entristece pensar que, debido a la falta de estudios, la información no llegue a la sociedad de forma rigurosa permaneciendo prácticamente oculto al mundo y sobre todo a las mujeres, que somos las más interesadas en saber sobre él.

Si es difícil para el hombre llegar al orgasmo sin que participe el pene, para las mujeres resulta igual de complicado sin la participación del clítoris. Sólo la penetración no es suficiente.

Conseguir llegar al orgasmo todavía es una asignatura pendiente para muchas mujeres. Por eso es necesario visibilizar el clítoris ofreciendo una información veraz y basada en el conocimiento científico.

Mi intención con este artículo es dar a conocer a este pequeño botón cuya única función es proporcionar placer a las mujeres.

El clítoris se encuentra rodeado por los órganos externos e internos del aparato genital femenino, pero desde la antigüedad su importancia ha sido apartada dando prioridad a la vagina y nombrándola a esta como principal órgano sexual de la mujer por su vinculación con la reproducción y la maternidad. Esta ha sido la manera de ocultar el principal órgano implicado en el placer femenino, de igual manera que se ha negado la sexualidad de la mujer convirtiéndola en un ser orientado a la reproducción a la que no se le permite disfrutar.

Algunas de las zonas que rodean al clítoris son los labios mayores y menores, el meato urinario, el monte de venus y el orificio vaginal. Todo esto forma la vulva.

El clítoris es más grande de lo que se ve, puede medir entre 9 y 12 centímetros y se compone de dos grandes partes: el glande y el tronco o cuerpo.

El glande es el pequeño botón que se ve y en el que se encuentran entre 6000 y 8000 terminaciones nerviosas (el doble que el pene), lo que lo convierte en la parte más sensible del cuerpo humano y se dedica única y exclusivamente a proporcionar placer. Al glande lo cubre el prepucio que es la unión de los labios menores y mayores.

 

El tronco o cuerpo está formado por dos cuerpos cavernosos. En la parte inferior se divide creando las raíces que rodean la uretra y la vagina.

Por otra parte, al lado de las raíces se encuentras los bulbos del clítoris. Están muy vascularizados y rodean tanto a la uretra como a las paredes vaginales. Durante la excitación se llenan tanto de sangre que pueden llegar a triplicar su tamaño. Es por esto que la parte externa de la vagina es su zona más sensible.

Es el homólogo del pene, proceden de la misma estructura embrionaria, sólo hay dos diferencias: una es que la uretra no pasa a través del clítoris y la otra es que no interviene en la reproducción.

Así que, lo que pensábamos que era un pequeño y simple botón, es un órgano mucho más grande y completo, lleno de nervios y vasos sanguíneos, cuyo único fin es proporcionar placer.

Noticias

Suscríbete para estar al día de mis últimas publicaciones.

Utilizamos cookies para mejorar nuestra web. Al continuar usando nuestra web estas dando tu consentimiento para el uso de cookies. Más información...